Conociendo y enfrentando el estrés

“Everybody knows what stress is but nobody knows what is” “Stress is life and life is stress”. 

“Todo el mundo sabe qué es el estrés, pero nadie sabe lo que es”. Estrés es vida y vida es estrés”

             

            -Hans Selye, padre del estrés

El origen histórico del concepto de estrés parte de las investigaciones que realizó Hans Selye en el año 1936 y que dieron lugar al llamado “Síndrome general de adaptación”.  Desde su época de estudiante de medicina en Praga, Hans Selye observó, que todos los enfermos que atendía, presentaban síntomas comunes y generales, cansancio, insomnio, perdidas de apetito, entre otros.

En sus estudios de posgrados e investigaciones en USA  y Canada,  concluyó que varias enfermedades orgánicas y trastornos emocionales o mentales, no eran sino la manifestación de cambios fisiológicos, resultantes de un prolongado estrés en  órganos de choque y que estas alteraciones podrían estar predeterminadas genética o constitucionalmente.

En los últimos años es mucho lo que la neurociencia ha aportado al estudio del estrés y sus consecuencias en la salud. Así mismo en base a esos resultados, cada vez se avanza en terapias y técnicas  para enfrentarlo, logrando de esta manera, personas y trabajadores más sanos, ecuánimes y productivos.

Objetivo

  1. Conocer y entender el significado de estrés y los tipos de estrés
  2. Reconocer como responde nuestro organismo ante el estrés
  3. Indagar sobre las prevenciones y tratamiento que se deben tomar ante los síntomas del estrés.

Desarrollo

1.     Conociendo el Estrés

El termino estrés se ha popularizado, sin que la mayoría de nosotros tengamos claro de que se trata realmente.

Es abordado desde distintas perspectivas: como estímulo, como respuesta o como consecuencia.

En este artículo nos interesa el estrés desde el punto de vista de respuesta: Es la respuesta  adaptativa del organismo ante los diversos estresores, que pueden ser físicos o psicológicos, y por ende real o imaginario, pero que siempre desencadenan una sucesión de fenómenos estereotipados (inespecíficos). Es una respuesta automática  y que depende de la percepción individual y  los recursos disponibles para enfrentar el agente estresor .  La encontramos a cualquier edad.

El estrés es sinónimo de cambio. Es causado por el instinto del cuerpo de protegerse,  adaptarse y reajustarse a sí mismo. Cualquier suceso que genere una respuesta emocional puede causar estrés: Situaciones positivas y negativas

En respuesta a situaciones de peligro el organismo se prepara para combatir o huir (fight-or-flight), mediante la secreción de sustancias. En ocasione apropiadas, el estrés nos prepara de manera instantánea para responder oportunamente y poner nuestra vida a salvo. Lo que en situaciones puede salvarnos la vida, se convierte en un enemigo mortal cuando se extiende en el tiempo

Muchas personas en medio de situaciones de peligro desarrollan fuerza insospechada, saltan grandes obstáculos o realizan maniobras prodigiosas. Un determinado grado de estrés estimula el organismo y permite que éste alcance su objetivo, volviendo a la “normalidad”, cuando el estímulo ha cesado.

Si es episódico no habrá problemas, pues el organismo tiene capacidad para recuperarse, si se repite con excesiva frecuencia, intensidad o duración, puede producir la aparición de trastornos psicosomáticos.

Sus consecuencias fisiológicas dependen en gran medida de la percepción del individuo acerca de su capacidad para controlar la presencia o intensidad del estímulo. El nivel  de equilibrio dependerá de  factores individuales

Hay tres categorías causantes potenciales del estrés: ambientales, organizacionales e individuales

Eustres y distrés:

EUSTRES (ESTRÉS POSITIVOS):

Representa aquel estrés donde el individuo interacciona con su estresor y mantiene su mente abierta y activa

DISTRES (ESTRÉS NEGATIVO):

Este representa aquel estrés perjudicante lo que desencadena un desequilibrio fisiológico y psicológico

Tipos de Estrés

  • . ESTRÉS AGUDO:

ES una reacción fisiológica y momentánea necesaria frente a una situación de peligro

  • .ESTRES CRONICO:

Es una reacción que permenece en el tiempo con características patolóligcas. Este tipo de estrés es el más destructor, provoca la desmotivación, agotamiento y depresión

2.     Respuesta fisiológica del estrés

Dar una visión sobre los procesos fisiológicos que se producen en el organismo ante una situación o un estímulo estresante. El conocimiento de dicho proceso facilitará la labor preventiva al poder detectar indicadores precoces de deterioro de la salud.

Ante una situación de estrés, el organismo tiene una serie de reacciones o respuestas fisiológicas que suponen la activación del eje hipofisosuprarrenal y del sistema nervioso vegetativo. Ambos sistemas producen la liberación de hormonas, sustancias elaboradas en las glándulas que, transportadas a través de la sangre, excitan, inhiben o regulan la actividad de los órganos.  Estas hormonas generan un aumento en la concentracion de glucosa en la sangre facilitando un mayor nivel de energía, oxígeno, alerta, poder muscular y resistencia al dolor; todo esto en cuestión de minutos.  La liberación de dichas hormonas permite una comunicación inmediata con el sistema nervioso autónomo, a traves de los sistemas simpático y parasimpático; permitiendo enlazar el fenomeno del estrés con los aspectos psicofisiológicos de la emoción y poner al cuerpo en estado de alerta, preparandolo para luchar o huir.

La secuencia (o fases) puede sucederse así:

    • Reaccion de alarma
    • Fase de resistencia
    • Fase de agotamiento o extenuación

El eje hipofisosuprarrenal (HSP) está compuesto por:

1. El hipotálamo, que es una estructura nerviosa situada en la base del cerebro que actúa de enlace entre el sistema endocrino y el sistema nervioso,

2.  La hipófisis, una glándula situada asimismo en la base del cerebro,

3. Las glándulas suprarrenales, que se encuentran sobre el polo superior de cada uno de los riñones y que están compuestas por la corteza y la médula.

El Hipocampo junto con otras estructuras límbicas, en particular amígdala determinan si un estimulo es o no estresante, lo cual es crítico para el proceso de aprendizaje y memoria

El eje hipofisosuprarrenal se activa tanto con las agresiones físicas como con las psíquicas y, al activarse, el hipotálamo segrega la hormona CRF (factor liberador de corticotropina), que actúa sobre la hipófisis y provoca la secreción de la hormona adenocorticotropa (ACTH). Esta secreción incide sobre la corteza de las glándulas suprarrenales, dando lugar a la producción de corticoides que pasan al torrente circulatorio y producen múltiple incidencia orgánica, como se verá más adelante.

Las hormonas producidas en las glándulas suprarrenales son:

  • Los glucocorticoides:  Se liberan debido a la ACTH. El más importante es el cortisol que facilita la excreción de agua y el mantenimiento de la presión arterial; afecta a los procesos infecciosos y produce una degradación de las proteínas intracelulares. Tiene, asimismo, una acción hiperglucemiante (aumenta la concentración de glucosa en sangre) y se produce una aumento de calcio y de fosfatos liberados por los riñones, y de lípidos.  Asi mismo, el cortisol facilita la preparacion del sistema inmune para manejar sus defensas contra bacterias, viruses, heridas, e inflamaciones.
  • Los andrógenos: Son las hormonas que estimulan el desarrollo de las características secundarias masculinas y estimulan el aumento tanto de la fuerza como de la masa muscular.

La adrenalina, también es producida en ésta glándula.

Primeros síntomas de niveles elevados de cortisol:

Cambios en el comportamiento: 1. Falta de sentido del humor 2. Irritabilidad constante 3. Sentimientos de ira    4.  Ganas de llorar

El sistema nervioso vegetativo (SNV): Es el conjunto de estructuras nerviosas que se encarga de regular el funcionamiento de los órganos internos y controla algunas de sus funciones de manera involuntaria e inconsciente.

Este sistema mantiene la homeostasis del organismo. La activación simpática supone la secreción de catecolaminas, que son:

  • La adrenalina segregada por parte de la médula suprarrenal, especialmente en casos de estrés psíquico y de ansiedad.
  • La noradrenalina segregada por las terminaciones nerviosas simpáticas, aumentando su concentración principalmente en el estrés de tipo físico, en situaciones de alto riesgo o de agresividad.

Ambas intervienen en los siguientes procesos:

  • Dilatación de las pupilas.
  • Dilatación bronquial.
  • Movilización de los ácidos grasos, pudiendo dar lugar a un incremento de lípidos en sangre (posible arterioescierosis).
  • Aumento de la coagulación.
  • Incremento del rendimiento cardíaco que puede desembocar en una hipertensión arterial.
  • Vasodilatación muscular y vasoconstricción cutánea.
  • Reducción de los niveles de estrógenos y testosterona, que son hormonas que estimulan el desarrollo de las características sexuales secundarias masculinas.
  • Inhibición de la secreción de prolactina, que influye sobre la glándula mamaria.
  • Incremento de la producción de tiroxina, que favorece el metabolismo energético, la síntesis de proteínas, etc.

Producción de hormonas por el sistema nervioso vegetativo y el eje hipofisosuprarrenal

Todos los sistemas reguladores de glucocorticoides, catecolaminas y hormonas responden a situaciones de estrés agudo con la única intención de protección y adaptación del organismo.  Cuando estas situaciones de estrés agudo son repetitivas o generan intervalos de larga duración, el organismo reacciona produciendo una excesiva utilizacion o manejo ineficiente de dichas sustancias quimicas y determina el comienzo de síntomas clínicos que tipicamente caracterizan lo que conceptualizamos como estrés crónico.

Cómo es posible que el mismo mecanismo destinado a protegernos y mantener el principio de homeóstasis, tome un curso opuesto y comienze a afectar y deteriorar la salud del individuo?

Nivel de estrés alto:

SUBEN: CORTISOL, ADRENALINA, NORADRENALINA, GLUCAGON

BAJAN: SEROTONINA, DOPAMINA, HORMONA DEL CRECIMIENTO, TESTOSTERONA, PROGESTERONA Y ESTROGENOS E INSULINA

A mayor aumento de cortisol menos producción de estrógenos, testosterona, progesterona.

Fases del estrés: Síndrome general de adaptación (Hans Selye, 1936):


En este proceso de adaptación por parte del organismo se distinguen las fases de alarma, de adaptación y de agotamiento.

Fase de alarma

Ante la aparición de un peligro o estresor se produce una reacción de alarma durante la que baja la resistencia por debajo de lo normal. Es muy importante resaltar que todos los procesos que se producen son reacciones encaminadas a preparar el organismo para la acción de afrontar una tarea o esfuerzo.

Esta primera fase supone la activación del eje hipofisosuprarrenal; existe una reacción instantánea y automática que se compone de una serie de síntomas siempre iguales, aunque de mayor a menor intensidad:

  • Se produce una movilización de las defensas del organismo.
  • Aumenta la frecuencia cardiaca.
  • Se contrae el bazo, liberándose gran cantidad de glóbulos rojos.
  • Se produce una redistribución de la sangre, que abandona los puntos menos importantes, como es la piel (aparición de palidez) y las vísceras intestinales, para acudir a músculos, cerebro y corazón, que son las zonas de acción.
  • Aumenta la capacidad respiratoria.
  • Se produce una dilatación de las pupilas.
  • Aumenta la coagulación de la sangre.
  • Aumenta el número de linfocitos (células de defensa).

Fase de resistencia o adaptación

En ella el organismo intenta superar, adaptarse o afrontar la presencia de los factores que percibe como una amenaza o del agente nocivo y se producen las siguientes reacciones:

  • Los niveles de corticoesteroides se normalizan.
  • Tiene lugar una desaparición de la sintomatología.
Por ello, si se logra controlar el factor estresante en la segunda etapa, el estrés desaparece y nos deja fortalecidos, pero si pasa a la tercera y se mantiene por más tiempo del adecuado, habrá que pagar un precio elevado, sufriendo sus consecuencias negativas tanto en el cuerpo como en el cerebro.

Fase de agotamiento

Ocurre cuando la agresión se repite con frecuencia o es de larga duración, y cuando los recursos de la persona para conseguir un nivel de adaptación no son suficientes; se entra en la fase de agotamiento que conlleva lo siguiente:

  • Se produce una alteración tisular.
  • Aparece la patología llamada psicosomática.

Respuestas del organismo

Las reacciones fisiológicas dependerán de la percepción que se tenga de las demandas de trabajo, la respuesta del organismo será diferente en cada caso; por ejemplo, las tareas exigentes pero controlables inducirían esfuerzo pero sin distrés. A nivel fisiológico se traduce en un aumento de las catecolaminas y la supresión activa de la secreción de cortisol. y en relación al contenido de la tarea: actividad o pasividad.

La respuesta del organismo es diferente según se esté en una fase de tensión inicial -en la que hay una activación general del organismo y en la que las alteraciones que se producen son fácilmente remisibles, si se suprime o mejora la causa- o en una fase de tensión crónica o estrés prolongado, en la que los síntomas se convierten en permanentes y se desencadenan  enfermedad.

Por último, en la evolución de este proceso nefasto, los animales, incluyendo el hombre, cuando son expuestos a eventos aversivos impactantes y reiterativos,  sobre los cuales no tienen control, sufren una disminución en la motivación para responder, déficit cognitivos que interfieren con nuevos aprendizajes y trastornos emocionales.  Es la teoría de “La desesperanza aprendida”, Seligman.  ME, FALL in helplessness, psychology today, vol. 7, Nº 1, junio 1973

Afecciones que produce en estrés:

El estrés agudo aumenta la cognición capacitando al organismo para responder a una amenaza

El estrés incontrolable deteriora el aprendizaje y la memoria, exacerba el daño cognitivo relacionado con el envejecimiento y aumenta la susceptibilidad de las neuronas hipocampales a la atrofia o necrosis por agentes metabólicos,resultando en problemas de la memoria.

También baja la defensa inmunológica,  fatiga de las glandulas suprarrenales, se presentan cuadros depresivos, alteración del sueño,  tiene influencia directa en alergias respiratorias como el asma,  artritis reumatoidea causado por la elevación de citokinas pro-inflamatoris,  depresión y fatiga crónica causada por una reducción en los niveles de cortisol.  Asi mismo, el estrés crónico induce al consumo excesivo de calorías,  generando incremento de cortisol, glucosa e insulina, promoviendo obesidad, hipertensión, diabetes tipo II  y problemas a nivel cardiovascular directa o indirectamente por distintos mecanismos que pueden confluir.   Por último hay disminución de la regeneración de los tejidos y un estado de toxicidad generalizado

Vemos pues que, ante una situación de estrés crónico, existe un compromiso en todo el organismo.

Relación entre procesos de trabajo y respuestas neuroendocrinas

La combinación de ambas variables conduce a la identificación de algunas de las características específicas de los procesos de trabajo que promueven determinadas actitudes y que se relacionan con las respuestas neuroendocrinas y son las siguientes :

  • Esfuerzo y eutrés: En este grupo se puede incluir a las personas que desarrollan un tipo de trabajo de gran control personal, creatividad, y muy dedicados a su trabajo. En estos casos se produce un aumento de la secreción de catecolaminas, y el cortisol se halla muy bajo o inexistente. Se encuentran en este grupo, por ejemplo, los empresarios, los artistas, los científicos, los artesanos, etc., pues en este tipo de profesiones se suelen realizar trabajos con un alto grado de autocontrol y autonomía. Parece ser que, el hecho de que el cortisol esté bajo hace decrecer el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
  • No esfuerzo y eutrés: En este caso, la no actividad se acepta como algo positivo, dándose un descanso de cuerpo y mente. El nivel de las hormonas está bajo.
  • Esfuerzo y distrés: Esta situación se da en aquellos trabajos que implican elevadas exigencias de producción, pero en los que la persona tiene un bajo control de la situación. Es común en los trabajos repetitivos, y en los trabajos en cadena. El esfuerzo va acompañado de un aumento de la secreción de las catecolaminas que, a su vez, provoca efectos negativos, lo que tiende a aumentar la secreción de ambas hormonas: catecolaminas y cortisol.
  • Poco esfuerzo y distrés: Personas sin empleo y en trabajos muy coercitivos, en los que la persona tiene muy poca o ninguna autonomía. Se acompaña de una liberación de hormonas del estrés, en particular de cortisol.

Para resumir todo ello, podríamos decir que el aumento de catecolaminas es debido a la exigencia de tener que rendir y el descenso de cortisol significa poder afrontar la situación.

3.    Enfrentando el estrés

Busque relajarse ante el estrés

Nuestro sistema de vida moderna promueve conductas que favorecen el estrés crónico y nuestro estilo de vida lo exacerba.  Esto es consumir tabaco, alcohol, alto consumo de calorias y grasas saturdas sumado al sedentarismo, jornadas laborales extenuantes con disminución de tiempo asignadao al sueño y al relax.

Así como la reacción del organismo frente al estrés tiene un componente fisiológico, también la fisiología puede ayudar a las personas a afrontar una situación de estrés, de manera que se reduzcan sus efectos negativos sobre la salud. Desde el punto de vista de las condiciones de trabajo, es evidente que la prevención debe ir encaminada a evitar que se den situaciones que puedan provocar estrés; pero. a veces, ocurre que estas circunstancias no pueden cambiarse o que una situación no estresante, desde el punto de vista objetivo, es vivida por alguna persona como una agresión.

Las terapias  más conocidas y practicadas hoy en día para abordar y manejar los sintomas generados como respuesta al estrés,  son las que se citan a continuación:

  • Técnicas de relajación. Parten del principio de que es imposible estar relajado físicamente y tenso emocionalmente. Se basa en la relajación muscular que supone a su vez la relajación del sistema nervioso.
  • Técnicas de respiración.
  • Meditación y relajación mental, Yoga, Minfulness,  grupo de terapias que hoy dia ganan más adeptos por los últimos resultados favorables en los estudios llevados a cabo por las neurociencias.
  • Autohipnosis

Es importante reseñar que estas técnicas no sirven para evitar o anular el problema sino que enseñan a controlar los efectos fisiológicos del estrés, a contrarrestar la sintomatología orgánica desagradable que nos crea ansiedad; esto se logra mediante unos determinados ejercicios realizados de forma consciente, con la atención concentrada en las reacciones que nos producen.

Estas técnicas practicadas regularmente potencia la producción de hormonas positivas para el organismo como las endorfinas, y otras hormonas como la serotonina y dopamina.

DESCUBRA EL VALOR DE LA PAUSA en sus actividades diarias y laborales para dar un campo en su vida a este tipo de actividades constructivas

“Puedes rehacer tu pensamiento de manera que no tengas que pensar en lo negativo nunca más.  Lo único que has de hacer es elegir tus pensamientos”.   Wayne W. Dyer

Para finalizar:

Ante un episodio de estrés:

  • Conoce cómo tu cuerpo y mente manifiestan el estrés
  • Acepta el daño que está haciendo a tu salud
  • Establece un plan o estrategia para hacerle frente, tan pronto lo detectas
  • Aprende de cada situación para retroalimentación en este tema

Algunos datos sobre estrés

      • Son altas las pérdidas económicas en las organizaciones por ausentismo provocado por estrés
      • El instituto americano de salud mental (USA) menciona que los desórdenes de ansiedad son el problema número uno en la mujer y el tercero en el hombre, después del abuso de alcohol y otras drogas
      • Se calcula que de las visitas al médico un 60 a 80% son debidas a problemas emocionales relacionados con el estrés
      • Entre las medicinas más vendidas los tranquilizantes ocupan primeros lugares
      • Se está valorando cada día mas estrés desde la niñez y adolescencia
      • El estrés afecta el 28% de los trabajadores europeos, siendo el seguno problema laboral, después del dolor de espalda.
      • En USA, por ausentismo y bajo rendimiento, las bajas laborales por estrés llegan a costar, dice Zygmunt Bauman, 300.000 millones de dólares (216.600 millones de euros) al año y la cifra no deja de crecer.

By Marleny Carreño, Md.

Artículos relacionados:

Fisiologia del estrés

Estres laboral

Respondamos al estrés con Yoga