Tips en el Trabajo en equipo

Los resultados económicos de una empresa están íntimamente ligados a las dinámicas emocionales que se producen en ella.

“Toda organización es un lugar emocional porque es una invención humana, que sirve a objetivos humanos y depende de seres humanos para funcionar. Y los seres humanos son animales emocionales: sujetos a enfado, miedo, felicidad, alegría,..”(D.Armstrong. 2005)

Lo que realmente las empresas requieren es un equipo estrella, no un equipo de estrellas

Las organizaciones, se están dando cuenta de que uno de sus principales activos intangibles, el talento, no se está utilizando totalmente o se está desperdiciando

La recomendación es la movilización hacia los recursos humanos para obtener mejores resultados, mayor productividad, mejor calidad, creatividad e innovación

Capacitar, capacitar y capacitar hacia el cambio

Para que un equipo cambie su comportamiento debe cambiar sus actitudes, pero ante todo requiere:

• Comprensión de la necesidad de cambiar
• Una convicción de que es importante cambiar
• Una convicción de que los jefes quieren cambiar
• Una convicción de que recibirán ayuda para hacer el cambio
• Una convicción de que recibirán recompensa por cambiar
• Comprensión de lo que será la vida con el cambio
• Una imagen convincente de cómo serán las cosas
• Confianza en que tienen las capacidades necesarias para cambiar
• Una convicción de que la vida será significativamente mejor después del cambio.

Algunos de estos planteamientos los resume el Dr. Tenzin Gyatso, XIV Dalai Lama en su reciente visita por Centroamérica:

“Creo que en ciertos occidentales sucede el interés en el budismo porque buscan algo nuevo, experimentar emociones nuevas, igual que estrenan un vestido nuevo.

Es como la moda, y así se cambian la forma de vestir y hasta se rapan el pelo; eso no es muy serio. Si uno no se cambia a uno mismo, no puede cambiar el mundo….”. La Nación, Costa Rica, 28 de Septiembre 2004.

El kaizen como recurso

El “kaizen”, tiene su base en el ZEN, específicamente en la religión “budismo zen” de ahí la afinidad con los temas expuestos por el Dalai Lama.

La toma de conciencia de uno mismo o de su equipo de trabajo la plantea el ZEN de la forma siguiente:

“Pregunta un filósofo a Buda:

– He oído hablar del ZEN como doctrina de iluminación. ¿Cuál es el método?.. O en otras palabras ¿qué haces cada día?
– Andamos, comemos, nos lavamos, nos sentamos, etc.
– ¿Y que tienen de especial esos actos?. Todos andan, comen, se lavan, se sientan…
– Pero amigo mío, hay una diferencia. Cuando nosotros andamos, tenemos conciencia del hecho que andamos, cuando comemos tenemos conciencia de que comemos y así sucesivamente… Cuando los otros andan, comen, se lavan, se sientan, no se dan cuenta de lo que hacen.

El maestro (consultor) no transmite su despertar al discípulo; como tampoco crea el despertar que ya estaba latente en él.

Seis principios ZEN para el Trabajo en equipo:

  1. Vivir juntamente en las mismas condiciones (Igualdad de derechos)
  2. Observar las mismas reglas (igualdad de obligaciones)
  3. Dominar la palabra para evitar las disputas (Respeto)
  4. Compartir los bienes (recompensas similares)
  5. Compartir los distintos puntos de vista (involucramiento
  6. Crear la armonía de opiniones para mantener la alegría de vivir en comunidad

Si se trabaja en equipo sin tener conciencia de ese trabajo, viene a ser como no trabajar en equipo (hay que alumbrar la existencia). La conciencia es una disciplina que ayuda al hombre a realizarse (producir el poder de concentración y desarrollar su visión), porque el fin último del ZEN es la visión de la realidad, adquirida por el poder de concentración. Ver en su propia naturaleza es el fin del ZEN y su esencia es el despertar. Por eso no se habla del ZEN, se experimenta.

Y no olvidemos el diálogo

Aprender a comunicarse conlleva a aprender más sobre nosotros mismo ya que nos permite reconocer la naturaleza de nuestros pensamientos en la medida que intercambiamos ideas con los otros. Las condiciones básicas para el diálogo son:

• Tener conciencia de nuestras ideas, opiniones, prejuicios, necesidades y motivos con el objetivo de someterlos al examen que de ellos haga el grupo; es decir, no debemos adoptar pensamientos rígidos y no negociables que nos hagan sentir obligados a defenderlos.

• Considerar a los demás de manera consiente como colegas con el fin de establecer vínculos de igualdad que permitan el flujo de ideas. Este tipo de relación no implica que se deba concordar o compartir los mismos pensamientos, por el contrario, el poder de esta manera de interactuar opera cuando hay diferencias en los conceptos. Por lo tanto se hace imprescindible el aprender a visualizar a los “adversarios” como “colegas con otras perspectivas”, con el fin de intercambiar formas de pensamiento de manera relajada y respetuosa que nos ayude a dejar atrás los sentimientos de enojo que comúnmente se dan cuando las personas no tienen la disciplina de mantener la mente abierta y creen que no hay otra forma de captar el mundo fuera de lo que ellos perciben.

Fuentes:

“Las claves del Zen) de Tich Nhat Hanh, sabio budista

Web: artículos de Gestiopolis.com

Articulos relacionados:

10 Características del trabajo en equipo

3 Claves para desarrollar la empatía

7 Ideas de fuerza para pensar en equipo

Anuncios