Yoga para la oficina

El mundo acelerado en que vivimos y a la vez nuestro modo de vida sedentario hace que sean pocos los espacios para ejercitarnos. Mejore su salud con sólo diez minutos de yoga en la oficina.

El Hatha Yoga es una disciplina que tuvo su origen en la India hace miles de años, con el objetivo de lograr y mantener un equilibrio entre el cuerpo y el espíritu. En los tiempos modernos, llenos de estrés y presiones laborales y sociales, constituye uno de los métodos de mantenimiento de la salud más recurridos. Especialmente importante es poder utilizarlo en el ambiente en el que nos desempeñamos la mayor parte de las horas de un día laboral, la oficina.

Las diferentes posturas del Hatha Yoga reciben el nombre de “Asana”, y su propósito es el de entrenar físicamente al cuerpo para largos periodos de meditación. Ese propósito lo podemos aprovechar para acondicionar nuestro cuerpo a las largas jornadas laborales que caracterizan la vida moderna. Por esta razón las grandes corporaciones se están sirviendo del yoga para mantener los altos niveles de rendimiento que exigen sus planes y para regalar mejor calidad de vida a sus trabajadores.

Una de las ventajas de practicar yoga es el de reducir el estrés y otras preocupaciones mentales, además de los beneficios físicos.

Anímese y practique yoga.  Puede comenzar haciendo los ejercicios que se indican en el dibujo y que pasamos a explicar.  No extreme los ejercicios para evitar hacerse daño, y respete los tiempos que se indican.

Los ejercicios estan diseñados para realizarlos en nuestra silla de oficina.  Debemos cercionarnos que sea ésta sea firme y segura, para que nos permita apoyar adecuadamente los pies y la espalda cuando lo requerimos.

En teoría no deberiamos demorar mas de 10 minutos en realizar la serie completa.  Así mismo se realizan en ropa de oficina, no nos genera sudoración y son aptos para cualquier edad.  Lo importante es la motivacion del autocuidado y la conciencia para buscar el momento propicio para realizarlos y la disciplina en aplicarlos  por lo menos 1 vez al día.

No olvidar acompañar cada ejercicio con la respiración, que debe ser lenta, por la nariz y abdominal.

Dibujo 1:   Voltee el cuello para cada lado hasta sentir la tensión cuando llegue a su límite de torsión.

Dibujo 2:   Levante los hombros hasta sentir la tensión.

Dibujo 3:   Entrelace los dedos de sus manos detrás de su nuca y estire los omóplatos como lo indican las flechas, hasta sentir la tensión.

Dibujo 4:   Tómese el codo de un brazo con  la mano del otro por encima de la cabeza y estire el torso en el sentido que se indica, hasta sentir la tensión.

Dibujo 5:   Entrelace los dedos de las manos en posición inversa y estire los brazos hacia adelante, como se indica, hasta sentir la tensión.

Dibujo 6:   Entrelace los dedos de las manos en posición inversa y estire los brazos hacia arriba, como se indica, hasta sentir la tensión.

Dibujo 7:   Sentado, voltee el torso hacia un lado y la pierna opuesta hacia el otro, como se indica, hasta sentir la tensión.

Dibujo 8:   Sentado, incline la cabeza entre sus rodillas hasta que su cabeza quede en el nivel más bajo que pueda.

Y para las caderas y piernas, los siguientes  Ejercicios relacionados  Y
Articúlo relacionado