Yoga y sus beneficios sobre el estrés

Bhagavad Guita: “El que ve inacción en la acción y acción en la inacción es el sabio entre los hombres.  Es un Yogui y realiza todas las acciones” Cap. IV, 18.

A través de la historia el hombre ha luchado contra el estrés, a distintos niveles según se lo va exigiendo la evolución de la sociedad a través de las eras.  En esta era digital donde nuestros sentidos están  sometidos a múltiples estímulos y las exigencias del mundo externo son mayores, nos olvidamos de nuestro ser interior, perdemos el contacto con nosotros mismos, generando estados de ansiedad y estrés con más frecuencia.  Estrés agudo o crónico, según la intensidad de esas exigencias, que muchas veces  desbordan nuestra capacidad de gestionarlo y nos lleva a laberintos de los cuales no será fácil salir ilesos.

Las respuestas psicofísicas del estrés, tienen como función permitirle usar al organismo los máximos recursos para la lucha o la huida ante un eventual peligro. Estos peligros originariamente eran del tipo físico, como huir de un animal peligroso, o de alguna catástrofe natural o simplemente el enfrentamiento con otra persona atacante, esto quiere decir que era una respuesta adaptada correctamente al peligro.

En el mundo actual, los peligros quizás, no se puedan comparar con los vividos por los hombres de las cavernas, por lo que se considera que son más de orden psíquico. Que al mantenerse sostenidas por largo tiempo lleva a un desequilibrio. Lo anterior se asocia a un estado emocional que llamamos “ansiedad” y que puede derivar en angustia

Cuando permitimos que el  estrés crónico se anide en nosotros, nos avocamos a momentos de disconfort.  Y es que tenemos que tener claro que este estado es realmente  un estado de toxicidad para todo el organismo; que puede llevar a manifestarse  bien en: Enfermedades psicosomáticas, depresión, trastornos de ansiedad a distintos niveles, incluyendo las crisis de pánico,  o en una vejez prematura.  No es raro que asociemos comorbilidades como el alcoholismo, drogadicción, como maneras de sobrellevar la situación o aferrarse a algo

Es el momento de buscar ayuda. Dentro del abanico de posibilidades, hoy día acudimos a terapias tradicionales, alternativas. O disciplinas que nos den otra opción de mirar la vida.

Dentro de estas disciplinas nos encontramos  con el Yoga. Una Disciplina oriental con un acervo milenario, no ligada a religión alguna,  incorporada hoy día a la civilización occidental y que  aporta beneficios psicofísicos, sin importar la edad.  Las sensaciones asociadas al yoga, como la paz mental, la relajación, la energía, y la flexibilidad, acompañan a quienes lo practican durante todo el tiempo de sus vidas

El Yoga es una herramienta adecuada para tratar el estrés y la ansiedad y recuperar la armonía psicofísica. Sola o como complemento en cualquier terapia  médica o psicológica

FUNDAMENTOS

Con una práctica regular y adecuada el yoga a través de  la ejercitación consciente de la respiración, la relajación, la meditación y las posturas o asanas,  actúa:

  • Equilibrando el cuerpo a través de estiramiento, tonificación y relajación. Liberando  las tensiones del cuerpo, corrigiendo los malos hábitos posturales, Reponiendo  energía y  liberando toxinas
  •  Trabajando con cada una de las posturas  sobre ciertos órganos internos, estimulándolos por medio de diferentes presiones suaves, y haciendo circular la sangre desde y hacia dichos órganos
  •  Durante la relajación se actúa sobre el sistema nervioso autónomo, reeducando y  equilibrando la vía simpática y parasimpática. Esto produce un efecto de calma en la mente, con disminución de la hiperactividad.  Se mejora la oxigenación cerebral (que esta disminuida en los estados de ansiedad y estrés),  se regula los neurotransmisores, permitiendo al sistema nervioso estar alerta y gestionar  con eficacia ante síntomas de estrés, ansiedad y depresión.
  •  Así mismo,  actuando sobre el sistema circulatorio, respiratorio y digestivo. A través de una buena oxigenación y eliminación de desechos que envenenan nuestro organismo. Regulando la producción hormonal  mejorando la capacidad pulmonar, la tensión arterial  y la frecuencia cardíaca.
  •  Los beneficios sobre el sueño son incomparables. Favoreciendo sueños reparadores.
  •  En la regulación del peso corporal disminuyendo las conductas obsesivo-compulsivas  hacia la ingesta de alimentos, equilibrando los  procesos digestivos, circulatorios y endocrinos
  •  Mejorando  la motricidad y equilibrio, los procesos de atención y concentración, la socialización. En cualquier etapa de la vida.
  •  Mejorando el rendimiento intelectual y laboral

En una palabra: Mejora la calidad de vida

By Marleny Carreño

Artículos relacionados:

Gestión del estres y respiración abdominal

La silla le está restando años a su vida

Meditación

Respondamos al estrés con yoga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s