13 maneras de ser un mejor compañero de trabajo

Para  las empresas  es absolutamente necesario  y saludable que sus trabajadores mantengan buenas relaciones interpersonales. Se debe propender por la cordialidad, la solidaridad, demostrar interés por los problemas que planteen los compañeros, socializar y participar en las conversaciones, no parecer arrogantes o soberbios, aportar al buen humor y en general a un ambiente empático  y amistoso.  Son aspectos que deben cultivarse día a día en los ambientes laborales,  para que el negocio sea productivo. Cuando todos los integrantes se respetan, todo es diferente. Bajan los niveles  de estrés y  se puede proveer un buen servicio a los clientes y estos estarán satisfechos.

 

 

 

“Lo que hacemos por nosotros mismos muere con nosotros, lo que hacemos por los demás y por el mundo permanece y es inmortal”

-Albert Pine

1. Cortesía y cordialidad.  Diga un alegre “¡Hola!” al llegar a su trabajo. ¿Entra usted arrastrando sus pasos a  la oficina, los ojos hacia abajo, los hombros caídos, y de inmediato empieza a trabajar? Si es así, es probable  que los compañeros de trabajo la pasen por alto o lo peor, la  eviten. Adquiera el hábito de sonreír y saludar a todo el mundo a medida que llegan por la mañana o al comenzar su turno. Es increíble lo rápido que este gesto de cortesía  puede descongelar las relaciones frías en el  lugar de trabajo.

2. Aprenda el arte de la charla. Pregunte a sus compañeros de trabajo acerca de sus intereses – de su música favorita, películas, libros, aficiones. Demuestre un interés genuino en ellos, hará que se sientan a gusto con usted. Hable acerca de su vida fuera de la oficina cuando es apropiado. Esto le recordará a la gente que trabaja con usted, que ellos son importantes para usted, no sólo  un empleado o empleador. Se pasan demasiadas horas juntas para desconocerse como personas que tienen permanentemente emociones; necesitan sentir que la persona que está sentada a su lado, respeta sus gustos o comparte sus intereses de crecimiento laboral. Organizar reuniones informales de integración, es una buena idea.  Sin embargo, Aprenda a separar lo profesional de lo personal, recuerde que sus compañeros no tienen obligación de  ser sus amigos.

3. Pregunte lo que piensan. La gente le encanta que se le pregunte su opinión, por lo que es bueno tener la costumbre de preguntar, “¿Qué crees que falta en este informe?” O “¿Cómo crees que debo manejar esta situación con X?” Entonces dé a su consejero un sincero agradecimiento, incluso si las ideas son menos que útiles.

4. Evite el chisme. No querrá que nadie hable de usted a sus espaldas, por lo que devuelva el favor. Cuando un compañero de trabajo se acerque furtivamente a usted con algunos chismes sobre un romance en la oficina o el despido inminente de alguien, responde: “¿En serio?” A continuación, cambiar el tema o vuelva al trabajo. Si usted no responde, el chismoso pasará – y usted conservará la confianza y el respeto de sus compañeros de trabajo. Así mismo, cuide lo que diga de un compañero delante de los demás

5. Cuando se trata de un compañero difícil de trabajo, imagínese que sus hijos la están mirando. Esta técnica de visualización sencilla le ayudará a mantener la cabeza fría. Después de todo, usted ha enseñado a sus hijos a tener buenos modales. Con ellos “mirando”, será difícil que se rebaje al nivel de su irritante compañero de trabajo.

6. Explánese en   elogios. Tom hizo arreglar la fotocopiadora de oficina – de nuevo? Ann ha dejado de fumar? Por supuesto, felicite a sus compañeros por sus logros – personal o profesional. Con demasiada frecuencia, nos centramos en lo que están haciendo mal.

7. Difundir su buen humor y amabilidad. Usted no tiene que ser un Pollyanna (exageradamente optimista), de la novela de Eleanor H. Porter, sino tratar de realizar un acto de amabilidad a la semana: elegir a un compañero de trabajo diferente cada vez, para tener un detalle.  Por ejemplo, una semana  podría traer panecillos sin ninguna razón. Otra semana, podría ser una tarjeta a un compañero de trabajo – tal vez una nota de agradecimiento por ayudar en la semana anterior, o alegrar con una tarjeta chistosa a un compañero de trabajo que parece tener el ánimo bajo.

8. Devuelva las llamadas y correos electrónicos rápidamente. Para ganar amigos en el trabajo, un buen lugar para comenzar es practicar la eficiencia en su trabajo. No hay nada más frustrante para la gente ocupada que tener sus e-mails y mensajes telefónicos ignorados, o retardo en el siguiente paso de un proceso de una labor. Su silencio no se limita a hacer su trabajo más difícil de hacer, sino que también transmite un mensaje desagradable para ellos: usted es poco importante para mí.

9. Dar crédito a quien crédito merece. No desconocer el crédito a los compañeros de trabajo que lo merecen. Si lo desconoce, ellos  no van a estar allí para usted cuando más  los necesita (o cuando todos se van a comer). Abrazar la actitud de que todos ganamos juntos, y que los demás sepan cuando alguien ha hecho algo por encima y más allá del llamado del deber en un proyecto. Además, si alguien le da crédito y elogios no merecidos, reconozca al compañero de trabajo que realmente los merece. Siempre será recordado. Procure ser eficiente en su trabajo y ayudar a sus compañeros si éstos lo necesitan, que todos sepan lo que vale, puede serle muy beneficioso a largo plazo.

10. Aquí está uno para el jefe: Trabaje siempre  tan duro como cualquiera que trabaje  para usted. Que quede claro que nunca le pediría a nadie a hacer un nivel de trabajo que no estaría dispuesto a tomar sobre sí mismo.

11. Esté siempre en el trabajo  a tiempo, para demostrar que respeta el tiempo de otras personas.

12. Exprese sus buenas ideas en una forma que deje en claro que no son las únicas ideas buenas, y que otros pueden tener ideas igual de buenas que añadir. Y si surgen altercados entre compañeros, intenta no tomar parte en ningún bando.

13. Asuma lo positivo sobre lo que no  sepa. ¿No es gracioso cómo un equipo de trabajadores a menudo piensan que están trabajando más duro que el otro equipo en el resto del edificio? O que los jefes no tienen ni idea? No practique este tipo de pensamiento tóxico, incluso si es rampante. Es una actitud negativa que hace que el trabajo  sea miserable. En su lugar, asumir que todo el mundo está trabajando duro y haciendo todo lo posible, incluso si usted no sabe lo que ellos trabajan. Usted debe creer tanto en el trabajo que está haciendo y para la organización que lo está haciendo. Si no lo ha hecho, tal vez es hora de adoptar este pensamiento.

Adaptado y traducido  by Marleny Carreño

Fuente: http://www.rd.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s